Art Decó para cenar

Lujo ornamental, materiales nobles, acero, cristal, laca, referencias simbolistas y chinescas, geometría, exotismo, opulencia. El movimiento Art Déco se desarrolló en Europa entre los años 20 y los 50. André Arbus, Jacques Émile Ruhlmann, Jacques Adnet o Eileen Gray fueron sus paladines, pero hoy en día nuestros decoradores lo siguen poniendo en práctica para recrear locales a lo Gran Gatsby. Moderno y lujoso, es el último estilo realmente lujoso del siglo XX. Después de la obsesión por lo vintage que parecía imposible de superar, creando cientos de locales iguales, estos son los restaurantes madrileños que presumen de esta estética. A la última…

Café Colón

cafe colon_art deco_5

Es el antiguo Café de los Artistas, en la Plaza de Colón, junto al teatro Fernán Gómez, bajando unas escaleras hasta el pasaje. Obra del arquitecto Sergio Sarriá ha sido decorado por la interiorista Eva Maraver, que ha creado un espacio ultrasofisticado, ecléctico. Destacan las lámparas (de Serge Mouille o colgantes tipo globo), el friso con espejos geométricos sobre la barra central y las baldosas hidráulicas hexagonales.

cafe colon_art deco_1

Mármol, madera, latón, florones de escayola, suelo industrial de cemento pulido y paredes de estuco gris piedra. En cuanto al mobiliario, butacas de terciopelo rosa, mesas de metal, sillas de cuero envejecido, con palitos estilo Tapiovaara o años 50 con una tela de Frida Kahlo. De su carta tradicional pero moderna, obra del chef Jesús Barreiro, predominan sus pescados de la lonja de Ribeira y sus siete variedades de arroz. También es un lugar estupendo para tomarse una primera copa…

www.cafecolonmadrid.com

 

Grand Cappuccino

 capuccino_art deco_17

Y Capuccino llegó a la capital. El consagrado decorador francés Jacques Grange, responsable de las casas de Carolina de Mónaco, Catherine Deneuve o Karl Lagerfeld, fue el elegido para el diseño de interiores de la apertura del Grupo Cappuccino en la Puerta de Alcalá. Tenía claro que quería algo muy masculino, con toques art déco y la película Casablanca como inspiración y algo tan impresionante como los locales de Palma de Mallorca o Beirut. 

capuccino_art deco_19

 

¿El resultado? Marqueterías, mármol noble, cristaleras y terciopelo al más puro estilo de los lobbies de los grandes hoteles de los 30 y los 40. Distribución impecable, luz que entra a raudales y terraza a lo café parisino con sillitas de mimbre y vistas al Retiro en las que es casi imposible encontrar sitio. Cocina sencilla mediterránea, algo de oriental y libanesa y, de fondo, jazz, bossa-nova, folk y lounge con sello propio.

www.grupocappuccino.com

 

Caray

 caray_art deco_10

Tras una sobria puerta con cortinas de una elegancia teatral, se despliega un espacio señorial en el Barrio de Salamanca recién inaugurado que ha sido decorado por Lorenzo Castillo con mano lujosa: techos altos, molduras, apliques dorados, espejos, terciopelos suntuosos, mesas de roble macizo y una paleta verde esmeralda, negra y oro.

caray_art deco_7

 

En las paredes, grabados del XVII y fotos de la España de los años 20 conviven junto a cuadros con escenas mitológicas. Espectacular barra central ovalada de malaquita rusa que nos recuerda a los locales de Nueva York o Londres. A los fogones, Miguel Ángel Román con sus clásicos: pulpo, risotto, corzo, venado, rape o unas divertidas gambas invertidas. La mantelería también es de Castillo, con telas de su colección para la marca española Gastón y Daniela. Es un sitio para ver y ser visto. 

www.caraymadrid.com

 

Museo Chicote

 chicote

En 1931, Perico Chicote, el primer coctelero de nuestro país, fundó en plena Gran Vía su histórico bar que, desde entonces, ha sido lugar de peregrinación de estrellas como Grace Kelly, Frank Sinatra o Hemingway y, más tarde, de la movida madrileña. Ahora, después de 80 años, renueva (poco) su imagen y su carta de cócteles (Chema Insausti) e incluye propuestas gastronómicas y dj set.

chicote1

 

Pero su aspecto decadente y glamouroso y su decoración art déco se han mantenido intactos: muebles de madera, sillas de metal cromado, sillones de cuero, percheros metálicos y fotos de famosos en las paredes, y juegos de espejos. El mismo espíritu canalla, la misma puerta giratoria y el mismo local triangular que proyectó Gutiérrez Soto. Una joya de los años 30 en la que tomar desde hace pocos meses un brunch los domingos con música en directo, rollo divertido, y el lugar perfecto para compartir (croquetas cremosas de carrillera o tartar de lubina) y tomar la primera copa o la segunda.

www.museo-chicote.com

 

Platea

 platea

Fue la inauguración más sonada de la capital. El antiguo cine Carlos III renacía de la mano del interiorista Lázaro Rosa-Violán, que lo ha convertido en un mercado gourmet con una oferta gastronómica plural: cocina internacional, japonesa, peruana, mexicana, italiana, tienda delicatessen, de menaje, las flores de Alfabia, Mama Framboise y una coctelería con Diego Cabrera a la cabeza.

platea1

 

Con casi 6.000 m2 y seis estrellas Michelin entre sus chefs, tres plantas de impresionante decorado años 40 y 50. Un hueco central, a modo de mirador, conecta el espacio, con las mejores vistas desde el primer anfiteatro donde está Arriba, el restaurante de Ramón Freixa. Colores cobre, marrones y verdes, cerámica, maderas claras, cristal, mobiliario industrial y vintage, azulejos y una estudiada iluminación a base de columnas de luz. Como novedad, la coctelería en el piso superior es ¡espectacular! 

www.plateamadrid.com

 

Creme delacreme

creme_art deco_15 

Llama la atención desde fuera por su fachada turquesa de aire provenzal. Por dentro, este encantador restaurante en la Plaza de las Salesas sorprende con sus toques art déco parisinos, como la luminaria de latón del comedor principal, pero también surrealistas y tropicales made in Miami, como el papel pintado con hojas de plátano o las sillas de bambú.

creme_art deco_12

 

El arquitecto e interiorista Jean Porsche de The Interiorlist, a pocos metros, conservó las cúpulas de pan de oro del techo y les añadió elementos vintage tan dispares como espejos, pajareras (llenas de tazas y platos de té) y una chimenea de mármol verde en la sala del fondo. Con un concepto non-stop, de su carta sencilla prueba la hamburguesa de kobe, la tarta de zanahoria, el menú del día y el superbrunch.

www.cremerestaurant.es

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez + Diez =