Barcelona, con todos los sentidos

Siempre existe una buena excusa para visitar Barcelona al margen de su arquitectura, sus playas o su envidiable clima mediterráneo, por ejemplo, por sus numerosos locales de ocio, tiendas de ropa o centros de estética y belleza. Marc Juan dirige uno de los showrooms de moda (Villarroel, 30) imprescindibles si te dejas caer por la Ciudad Condal, donde conocer los bolsos de piel de Labaguería, los foulards, estolas o tops de Montsita Negre, los bikinis de Rose Marin o los zapatos, sandalias y cinturones de la prestigiosa firma Beatriz Furest. www.marcjuancomunicacion.com

 Vanitas Espai

Pero si lo que buscamos es relax, hacernos una manicura o pedicura spa, distintos masajes y tratamientos faciales y corporales, depilación con hilo, extensiones de pestañas o toda clase de cuidados para nuestro cabello, Vanitas Espai (Paris, 204) es nuestro centro, en pleno corazón del Eixample. Nosotros os recomendamos su masaje descontracturante y relajante con aceite de lavanda, que es impresionante y perfecto para aliviar tensiones y quitarnos el estrés en tan solo una hora, al igual que su facial Kobido con efecto lifting y anti-aging, de clara inspiración japonesa. Sin duda, un espacio de lujo que no debe faltar entre tus planes cuando vayas a Barcelona. www.vanitasespai.es

Loria

Cuina catalana, si us plau 

En los últimos años, Cataluña se ha colocado como uno de los destinos gastronómicos ineludibles para los amantes del buen comer y beber, con nombres como Ferrán Adrià, Carme Ruscalleda, Jordi Cruz o los hermanos Roca, no siendo excepción su capital, con numerosos restaurantes donde degustar las múltiples bondades y sabores de esta cocina. A cargo del chef Carlos Alconchel, se sitúa la espléndida carta de platos catalanes del Windsor (Còrsega, 286), todos con un toque moderno y actual, alejados de su germen clásico y original. Como entrantes, un “mar i muntanya” de caerse de espaldas, mezclándose en el paladar los sabores de la tierra como alcachofas, espárragos verdes y panceta del cuello al vacío, con los marinos como el calamarcito de costa. También del mar, probamos las deliciosas gambas de Palamós con toda su cabeza, puré de aguacate y recuerdos de guacamole, la ventresca de atún rojo con chutney de ciruelas, pasas, peras y jengibre (típico de Navidad) o el suquet de rape en cocciones independientes, “para una mayor precisión y sabor” como nos explica su director, Joan Junyent. Otros platos que os sugerimos: la ensalada de pilota de caldo sobre tomate “cor de bou”, cebolla de Figueres, garbanzos y aceite virgen, las tradicionales croquetas de carn d´olla, el xató de Sitges con escarola, salsa xató, avellanas rotas, pan tostado, bacalao, anchoa, atún salado y aceitunas arbequinas, un ligero canelón de cochinillo sobre fondant de parmesano o unos ceps (boletus edulis) asados con vino rancio, romero y escamas de sal. Para regar tan suculentos platos, Jordi León, sumiller del Windsor, nos acerca dos vinos muy diferentes pero ambos excepcionales, uno blanco: Biu (Batlliu de Sort) C.O. Costers del Segre y otro tinto: Furvus de Vinyes Domènech (garnacha peluda con merlot) con D.O. Montsant. No podía faltar de postre, si hablamos de cocina catalana, de la particular versión de su célebre crema, con gelatina de limón, helado de caramelo, emulsión de crema catalana y azúcar quemado. Todo ello, a disfrutar en cualquier rincón de su restaurante, ya sean sus dos reservados junto a la bodega y sus cientos de vinos catalanes, nacionales e internacionales, o ahora que llega el verano, en su agradable y acogedora terraza interior. www.restaurantwindsor.com

Windsor

Por la tarde, no vienen mal unas tapas en el recientemente inaugurado Palosanto (Avinyó, 30) en pleno Barrio Gótico www.gruposantelmo.com/restaurantes/palosanto o si continuamos en el Eixample, en la cálida terraza del Bodega Granados (Enric Granados, 6) haciendo esquina con la Plaza del Doctor Letamendi, que ofrece tanto fuera como en sus mesas redondas del interior, platos fijos de qualité como el pulpo a feria, el tataki de atún en movimiento con tomate a la vainilla y jengibre o el brick y won-ton de langostinos con mayonesa de albahaca, todo ello bajo el mando y asesoramiento de Iker Erauzkin www.bodegagranados.com. Muy cerca, un local de decoración minimalista y moderna con sillas de estilo retro y coronado con cuatro grandes lámparas de metal: el Loria (Roger de Llúria, 35) donde sus encargados, Daniel Oliva y Noel Fraire, te podrán ayudar a elegir entre sus elaborados y muy recomendables platos de cocina mediterránea que además ofrece, llegada la noche, copas y sesiones de deejays en fin de semana hasta las dos de la madrugada. www.restaurantloria.com

Bodega Granados

Otra opción nocturna, ésta fuera del Eixample y junto a la Torre Agbar, es The Place a pie de calle y en el interior del Hotel Meliá Sky (Pere IV 272-276), nueva terraza en Barcelona donde destacan el mimbre, la madera y la vegetación y en el restaurante anexo, un espacio diáfano y moderno donde Jordi Delfa, su chef, pone a prueba nuestros paladares con una espectacular carta sencilla y saludable, donde destacan por ejemplo, el arroz de tripa de bacalao y butifarra negra o las habitas con presa ibérica y crema de calabaza. Especial atención, los cócteles a cargo de su bartender Jonathan Macià, tanto con como sin alcohol. 

MeliaBarcelonaSky-ThePlaceNightTerrace

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =