Casa Galleta de Grupo Bar Galleta

Tan acogedor como tu casa y la mía.


Hace unos días estuvimos desde Looc visitando Casa Galleta, ubicado en el número 12 de la Calle de Castelló, a unos cuantos pasos de El Retiro. Este, es el quinto restaurante del Grupo Bar Galleta, con una propuesta que definitivamente ha llegado para quedarse, pues desde su apertura ha tenido gran acogida en la capital.

El concepto:

Atesorar recetas de toda la vida. Los platos de la abuela que nunca fallan, lo más casero de la tradición española, más puntualmente a eso de finales del siglo XIX, en un espacio con toda la personalidad, cuidando detalles antiguos como la gran pared de radios y gramófonos, las cabezas de toro en esparto, maderas envejecidas y los retratos realistas.

La carta:

El restaurante tiene una carta que de por sí se deja comer sola ya que al final cualquiera que sea el plato que se pida, será una buena elección. Pocos restaurantes tienen esta virtud que posee Casa Galleta, una carta que de principio a fin no va a defraudar al paladar.

Entrantes:

Pedimos la Tabla de Quesos e Ibéricos que a decir verdad sobrepasó nuestras expectativas. Una muy buena ración de jamones en donde la relación calidad – cantidad iba más que perfecta. El queso ni qué hablar, un sabor suave y generoso que en conjunto con el pan y el jamón se sentía la finalidad de la combinación, ideal. Luego, también pedimos las Milhojas de Patata y huevo con boletus, aceite de trufa y crujiente de jamón que en pocas palabras fue todo un placer para las papilas gustativas, de verdad, se nota el cuidado en su cocción para que el huevo quede perfectamente en su punto permitiendo que el crujiente de jamón no se pierda dentro.

Main courses:

No nos podíamos decidir por una sola especialidad así que elegimos dos. De mar nos fuimos con los Pimientos rellenos de merluza en salsa americana y luego de tierra nos decidimos por el Tataki de lomo de vaca con chimichurri y puré de patata trufado y vaya elección! Del Tataki tenemos que resaltar el puré de patata porque de por sí el lomo de vaca en su salsa chimichurri estaba minuciosamente preparado y cuidado pero es que el puré le daba todo el toque. Mientras tanto, los Pimientos rellenos estaban esponjosos y muy sabrosos, desde que los trajeron a la mesa se veían delicadamente apetecibles y a la hora de probarlos, simplemente exquisitos.

Postre:

Finalmente, estuvimos entre el Arroz de leche y la Tarta de chocolate y galleta, hubiésemos probado los dos pero ya habíamos tenido suficiente comida, sin embargo no nos podíamos ir sin algo de dulce en la boca. Terminamos haciendo una deliciosa elección con la Tarta de chocolate y galleta, con la primera cucharada se siente la calidad de las materias primas en los platos del restaurante y ello es de exaltar.

Sin duda, nos fuimos de Casa Galleta encantados de haber conocido su concepto pero sobretodo de haber probado las delicias tan caseras de sus platos. Esperamos regresar muy pronto para probar otros platos y esta vez, sin falta el Arroz de leche. Mientras tanto, visítenlo ustedes, ya saben dónde está.