Ciudad del Cabo, casi irreal

Viajero insaciable, lleva más de diez meses dando la Vuelta al Mundo con su cámara. Después de haber pasado por Asia y haber realizado trabajos en China, Singapore o Japón ha decidido instalarse por unos meses en el país más occidental del continente negro, Sudáfrica. Una región de contrastes y de abundancia que une a su diversidad natural y riqueza ecológica, dibujada por sabanas, desiertos y bosques tropicales, la diversidad y riqueza culturales. La obsesión de Olalde han sido siempre los cielos. En estas instantáneas ha querido mostrarnos la atmósfera que cubre Ciudad del Cabo. Limpia, pura, casi irreal si la comparamos con el cielo de Pekín, siempre cubierto por una bóveda opaca de color gris. Aunque su especialidad son los retratos, como el de esta joven anónima, cuya belleza y fuerza sorprende en cámara tanto como lo hizo al propio David durante la realización de la fotografía.

www.daviddeolalde.com

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 14 =