Crónica Mad Cool Festival 2017

Esta edición del Mad Cool Festival arrancó pasado por lluvia, tormenta y truenos. Con los ánimos bajos por la posible de cancelación del festival, pero contra todo pronóstico, la Caja Mágica se puso en funcionamiento y los cinco escenarios vibraron durante tres días.

Para muchos un diluvio universal que inundó las calles de Madrid y para unos pocos, una tormenta eléctrica que convertía en épica la situación. Pero los fans son los fans, y después de la tormenta siempre llega la calma. En este caso, una calma con directos espectaculares de Quique González, The Lumineers o Foals.

A media noche y con una luna impresionante, llegaron las estrellas del rock del festival. Durante dos horas y medias brillaron los Foo Fighters con mucho rock y alguna balada, convirtiendo el escenario del Madcool y sus miles de espectadores en un concierto íntimo en el que deleitaron con lo mejor que saben hacer, música. Un viaje por sus 22 años de trayectoria que hicieron homenaje a su nombre como maestros de ceremonias.

La segunda jornada del festival destaca por actuaciones como la de Alt-J, Ryan Adams, entrando en el escenario a lo grande a ritmo de su himno “Do you Still Love Me?”, la actuación de los irlandeses Kodaline y sus mejores éxitos, para dar paso a la actuación por excelencia del festival: Green Day. Nos rendimos a sus pies, a su música y a su vitalidad. Un concierto épico, con dos horas y media de sus mejores clásicos, como “When I Come Around”, “She”, “Welcome to Paradise”, “American Idiot” o “Bouleverad of Broken Dreams”.

La última jornada cerró a lo grande el festival. Con Wilco en un escenario principal que se fundía con el atardecer y los españoles Fuel Fandango que reunieron a miles de fans para saltar sus ritmos flamencos e indies. Savages y Dinosaur Jr. abrieron la noche para el plato fuerte y el remate del festival, Kings of Leon. Un concierto de rock bastante soft pero preservando la elegancia que les define. Rompedores con “Only By The Night” y emocionantes con sus glorias “Sex On Fire” y “Use Somebody”. Entrados en la noche nos entregamos a la electrónica con Foster The People. Nos hicieron saltar a ritmo de temazos de “Houdini” o “Pumped Up Kids”.

Esta crónica debería finalizar aquí. Sin embargo, no podemos poner un punto y final a estas palabras, sino un punto y aparte y recordar a Pedro Aunión, quien perdió la vida mientras trabajaba. Pedro es amigo y fue compañero durante años, y nunca le olvidaremos. Purple Rain será un himno siempre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + uno =