Argentina, Italia, Galicia, 30 años de tradición familiar y cocina casera a fuego lento, eso es lo que guarda Mamá Chicó en su coqueto restaurante de Recoletos, la historia d una familia viajera, amante del producto, de la cocina de siempre y empapada de nuevos sabores.

Todo empezaba en una panadería familiar en Argentina. Allí Héctor Presumido hacía pan “del bueno”, masas cuidadas, harinas seleccionadas y amor por un producto que obtuvo un éxito indiscutible. Por cosas de la vida, Héctor desembarcó en Galicia, en A Coruña concretamente, y se llevó de la mano a su hijo Martín, a quien le inculcó su pasión. Llegaron con la idea de crecer y mantener esas masas que les dieron fama pero esta vez aplicadas a las pizzas y añadiendo las pastas frescas artesanas. Se estaba convirtiendo en italiano, sin perder ese origen argentino hasta en el nombre, pues Martín lo llamó Mamá Chicó en homenaje a su madre.

Ahora esas tres décadas de tradición familiar desembocan en Madrid en un espacio cuidado con aires románticos. Al entrar, una terraza cubierta con flores y sillas de forja; ya dentro del local, un gran salón donde el mimbre, la madera y la vegetación mandan. Al medio camino, su propio obrador de pastelería casera y, al final, una cocina vista que deja paso a una sala más privada. Y en todas partes, platos con cimientos tradicionales e innovación en los sabores que te harán chuparte los dedos.

¿Qué comer y beber?

Las pizzas son uno de sus grandes atractivos. De masa fina y crujiente y coronadas por ingredientes de primera calidad mezclados con maestría y alejados de los topicos. Muestra de ello es la Pizza de cecina con emulsión de tomate y queso pecorino, la de setas de temporada con foie, cebolla caramelizada y recula con reducción de balsámico y coulis de frambuesa, la de salmón, la de jamón ibérico con huevos rotos y aceite de trufa … Apetecen todas, por eso han puesto dos tamaños, una de 30cm de largo y otra de 60cm que puedes pedir por mitades.

En cuanto a la pasta, proponen diferentes tipos de pasta fresca para que los acompañes de las recetas de aderezos que te proponen. Destacar la pasta rellena, totalmente casera (como todo lo que hacen).

Además hay otros platos que hablan de sus orígenes como la Tabla de empanadas argentinas criollas, las zamburiñas gallegas a la plancha con soufflé de patata y leche de coco con crujiente de patata y huevos rotos o el pulpo de las Rías Baixas a la plancha con puré de patata trufado y salsa pesto.

Los postres también son suyos, como os decíamos, tienen el obrador en el propio restaurante. Las tartas varían según el día, la demanda y la creatividad de Ana Cruelles, su maestra pastelera. Pero no suele faltar la Milhojas de dulce de leche, la Tres Chocolates y el Apple Crumble. También hacen allí mismo sus variedades de pan.

Horario

De lunes a jueves de 9.00 a 24.00h; viernes de 9.00 a 2.00, sábado de 10.00 a 1.00 y domingo de 11.00 a 23.00.

Sentencia Looc

Encontrar un sitio donde todo, absolutamente todo es casero, es complicado. Siempre hay una masa o un postre que escapa a sus cocinas, en Mamá Chicó no, absolutamente todo es casero, y vaya si se nota. Acude desde el desayuno, ahí ya puedes empezar a disfrutar. Y después, en cualquier momento del día, porque puedes desde picar algo hasta montar un banquete de aúna con amigos y familia. El ambiente invita a ello, a relajarse y dejarse llevar, se está cómodo y es delicado pero no pierde esa informalidad de disfrutar la pizza con las manos.

Guía de los 100 mejores restaurantes de Madrid, realizada por Looc.es

Además de Looc mira lo que hacemos en  LABdays , Madridbloggers y El Taller Nuevo

Síguenos en todas nuestras RRSS

Instagram: @looc.es                  Facebook: @loocmagazine                 Twitter: @loocmag

Esperamos os gusten nuestra selección de los 100 Mejores Restaurantes de Madrid, cada mes iremos conociendo diferentes  sitios y las nuevas aperturas. ¡Estad atentos!

Os recordamos nuestro email para todo tipo de sugerencias redaccion@looc.es