Esta pequeñita taberna de inspiración marinera situada en pleno barrio de Conde Duque, es ideal para saborear distintas tapas creativas y una amplia selección de vinos. Su localización es perfecta ya que esta situada en la calle limón a dos pasos de plaza de España y en pleno corazón de Chamberí, perfecta para disfrutar de la noche y gastronomía madrileña.

El personal es amable y atento, esforzándose cada día para dar lo mejor a sus clientes, proporcionando de esta manera un servicio excelente. El local es agradable y muy acogedor, ideal para disfrutar de una velada en pareja y pequeñas reuniones con amigos o familiares, ya que éste no es muy grande haciendo referencia a su nombre, La Lata de Sardinas.

img_4262

¿Qué comer y beber?

Su carta esta elaborada por diferentes platos, muy variados y con unas excelentes materias primas, destacando uno de sus platos estrella, las alcachofas temporizadas con parmentier de boletus y ali-oli de miel. Tanto la presentación del plato como su sabor hacen que el cliente acabe entusiasmado, degustando un plato único y muy original.

img_4260

Además, cada día ofrecen un Arroz diferente, especialistas en maravillosos risottos, como el de boletus, una perfecta fusión entre la cocina italiana y la española. Sin duda un plato muy recomendable.

img_4261

En cuanto a otro gran plato a destacar, el tartar de salmón y mango con salsa Kimuchi, es uno de sus must. Es una receta fresca, pero a la vez con un punto picante, una combinación un tanto peculiar entre el mango y el salmón, creando una explosión de sabor en el paladar.

img_4259

Finalmente, terminamos con las Gyozas, unas pequeñas empanadillas japonesas rellenas con pollo y verdura, transportando al cliente por los sabores más orientales sin moverse de la capital.

img_4263

Sentencia Looc

Una taberna, con mucho encanto, un servicio excelente y una carta breve con precios muy asequibles (precio medio entre 15-20 euros por persona). Muy recomendable.