En los años 70 pocos en Madrid habían probado unos tallarines chinos o un plato de bambú, hasta que en 1974, en la céntrica calle Tudescos abría El Buda Feliz, el primero de los restaurantes chinos que más tarde plagarían algunos barrios de la capital. Pues ahora, el que goza de ser el primer chino de la capital reabre sus puertas bajo los mandos de Julio (Yong Ping Zhang), quien se ha encargado de que aquí todo sea auténtico, rico y sabroso, y que las recetas tradicionale s ehagan con la mejor materia prima y mimo en los fogones, garantía de que este chino sí te dejará hacer la digestión. • Por María G. Aguado.

Y como a nosotros nos gustan las historias tanto como comer, nos encaminamos al número 5 de la calle Tudescos a ver qué se cuece en este nuevo Buda. Nos encontramos con esa enorme terraza que lleva desde los 70 acogiendo a gente que, amante o no de la cocina china, se sentaban a tomarse su caña, la tradición continúa. Ya cruzando su puerta de cristal vemos un Buda completamente renovado. Una pequeña barra con sillas altas tapizadas, colores naranjas, azules, verdes, motivos tropicales… Todo es vibrante pero sin estridencias y sin ese rococó chino tan típico.

Subiendo las escaleras, una amplio y luminoso salón con vistas a la Gran Vía y con la misma línea de terciopelos, tonos potentes, plantas, flores y farolillos chinos de todo tipo. Desde luego el estudio Lavela lo ha clavado.

Así se come en El Buda Feliz

La cocina es china auténtica con el toque que caracteriza a Julio (quienes hayan probado Lamian o Soy Kitchen sabrán de lo que hablamos). Tiene una carta muy amplia pero bien estructurada.

El Buda Feliz

Empieza con los entrantes, entre los que destaca el Chunquan El Buda Feliz, unos rollitos que nada tienen que ver con los de primavera en sabor y ejecución. Van rellenos de verduras y lomo de cerdo, con mucho sabor pero sin toda esa grasa. Sigue con las sopas, tiene un par, y con los Dim Sum. Estos son para ellos las estrellas de El Buda Feliz, tienen 5: de carne, de pollo, de cordero y hasta del típico arroz gelatinoso, un guiso gustoso a pesar del que el nombre no atraiga.

Los platos fuertes de El Buda Feliz

En esta parte ya encontramos pescados, mariscos y carnes que cocinan en guisos chinos o a la parrilla de carbón. Y algunos clásicos chinos entre los que recomendamos los Zhou Zhua Shou Gan Mian, unos tallarines caseros con carne de cerdo, setas y verduras al wok; y el Chuan Yi Kao Ya, un pato laqueado que sirven en un enorme plato de madera cortado en filetes y acompañado de varios tipos de verduras, pepino marinado, daikon, ciruela japonesa y crepes de indu para hacer con todo ello un rollito.

Déjate llevar por tu intuición (o por nosotros, que hemos probado los platos mencionados) a la hora de pedir. Si no te decides, tienes la opción de los menús degustación, tienen dos – El Buda Feliz, con cinco platos más el postre; y el Shangri-La, con 6 platos más el postre – y están hechos para compartir entre al menos dos personas.

¿DÓNDE, CUÁNDO, CUÁNTO?

Calle Tudescos, 5, Madrid.

91 531 95 24

Todos los días de de 12.00 a 17.00 y de 19.30 a 00h. Lunes desde las 17.00h.

Precio medio: 25€. Menús degustación, 23€ y 35€

Web / Facebook / Instagram

Fotos © de Erlantz Biderbost / LAVELA