Sus excentricidades marcaron su vida y su obra, su particular visión del mundo otorgó a Andy Warhol el título de genio y su egolatría agrandó el mito. Warhol vuelve a Madrid, a CaixaForum, y con él las anécdotas vitales (casi inverosímiles) del rey del pop-art.

Volver a ver la obra de Andy Warhol siempre es un placer, y revisitar con ella las anécdotas (muchas desconocidas) siempre aviva la curiosidad de los seguidores del genio. Lo segundo lo vais a poder disfrutar unas líneas más adelante. Y lo primero en CaixaForum Madrid, que desde el 1 de febrero y hasta el 6 de mayo expone las obras más representativas del artista, desde las primeras como diseñador gráfico en Nueva York hasta las que precedieron su muerte. El mito, o más bien el padre del pop art, vuelve a colgar sus excéntricas obras en el año que se cumple el 90 aniversario de su nacimiento.

Pero, como decíamos, su producción artística podría quedarse corta si no gozara de un anecdotario completo, a cada capítulo más particular e inverosímil. Para muestra, estos 15 datos. Muchos de ellos no los conoceréis, y desde luego ninguno tiene desperdicio. Y es que, ¿qué es un genio sin rarezas?

Warhol

Warhol en 15 datos que agrandaron el mito

  1. En los años 70 se obsesionó tanto con retratar artistas que llegó a pintar más de mil retratos. John Lennon, Mick Jagger, Clint Eastwood, Michael Jackson o Jimmy Carter fueron algunos de ellos.
  2. A esta obsesión le siguió otra, la de coleccionar cosas. Los niños juegan a guardar cajas con cosas que entierran y se abren en el futuo. Pues Warhol lo hizo muy en serio. Coleccionó más de 400.000 objetos de lo más variados en 600 cajas y las llamó así, Cápsulas del tiempo. Había cosas tan vulgares como folletos, otras descompuestas como un trozo de tarta de la boda de Caroline Kennedy y, atención, un pie humano momificado, dicen, robado de la tumba de Tutankamon. Esto es real y se puede ver en el Andy Warhol Museum en Pittsburgh.
  3. Tantas cosas acumulaba que tras su muerte acumuló Sotheby’s necesitó 9 días para subastarlos., y no precisamente por falta de acalorados compradores. Por ellos se obtuvieron más de 25 millones de dólares.
  4. En 1960 se compró una casa vacía de tamaño considerable y más bien destartalada que llenó de 25 habitantes, 25 gatos para ser concretos, todos llamados Sam salvo el especial, Hester.
  5. Su frase más famosa: “en el futuro todo el mundo será famoso durante 15 minutos” en realidad no fue suya. En una entrevista comentó que todo el mundo quería ser famoso. Y el fotógrafo Nat Finkelstein añadió, “¡Claro Andy!, por quince minutos”.
  6. Lo de la fama era una obsesión, llegó a reconocer que quería tanta como la que ostentaba la reina de Inglaterra, así era su ego.
  7. Aunque sus fiestas eran de lo más salvaje y eran calificadas de ‘libertinas’, Warhol era un gran devoto y acudía a misa regularmente.
  8. Su cara apareció en los sellos de Estados Unidos.Warhol
  9. De pequeño sufrió la corea Sydenham, un síndrome denominado como el “mal de San Vito”. De ahí la expresión coloquial, pues provocaba incontrolables movimientos en las extremidades y le obligó a estar largas temporadas en la cama.
  10. A pesar de una infancia rodeada de médicos, Warhol se operó la nariz esperando convertirse así en icono sexual. Pero la operación no tuvo el resultado deseado y nunca estuvo conforme con su nuevo rostro.
  11. Curiosamente y cuando más lo necesitó, renegó de nuevo de los médicos. Retrasó una revisión de vesícula que desembocó en una operación con complicaciones en el postoperatorio. Fallecía por esta causa (según as noticias del momento) a las 6:32 de la mañana del 22 de febrero de 1987.
  12. Su nombre se debe a un error de una revista de la época que omitió la “a” de Warhola, su verdadero apellido, al poner los créditos del reportaje titulado ‘¿Qué es el éxito?’. Le gustó y desde entonces se hizo llamar así.
  13. Estuvo nominado a un Premio Grammy por la portada del disco “Sticky Fingers” de The Rolling Stones.
  14. Las musas de Andy fueron muchas, protagonizaron obras, películas y sonoras fiestas. Una de las de mayor nombre fue Edie Sedgwick, una estudiante de Cambridge que dejó su carrera para ser modelo en Nueva York y que acabó entrando en The Factory. Tan importante fue que hicieron sobre ella la película Factory Girl (2006), con Sienna Miller en su piel.
  15. En 1975 publicó su libro ‘Mi filosofía de A a B y de B a A’, para algunos una obra superficial y carente de valor, para muchos otros una joya de la literatura actual.