Fonty, brunch de domingo a un paso del Retiro

Antes los domingos a las 12:00 se iba a misa, ahora se va de brunch. Esta costumbre anglosajona de realizar un desayuno tardío –de ahí su nombre, contracción de ‘breakfast’ y ‘lunch’–, más completo que el habitual, surgió a finales del siglo XIX en Nueva York, como forma de recuperar fuerzas tras las fiestas hasta la madrugada a las que acudía la pudiente burguesía de la época. En el siglo XXI, el ‘brunch’ se ha convertido en la cita imprescindible en el Greenwich Village o el SoHo neoyorquino.

fonty
En Madrid, cada vez más restaurantes y pastelerías se apuntan a la moda. La propuesta habitual suele ser un menú cerrado, que incluye, generalmente, huevos y sandwiches como plato principal, un postre dulce, café y un cóctel, frecuentemente mimosa o Bloody Mary. Pero Fonty, en el número 12 de la calle Castelló –junto al Retiro–, ha optado por permitir la libre elección de los platos para que el cliente solo pague por lo que realmente consume, según sus gustos y su apetito. Por ello, puede elegir entre huevos benedict o florentina, dos tipos de ‘omelettes’, dos crepes y un hojaldre como plato principal. Respecto a los cócteles, el menú añade al clásico Bloody Mary de vodka y zumo de tomate, los espumosos Bellini y Kir Royale y el cóctel de moda, Pisco Sour. Y completar el brunch con la pieza de bollería o pastelería que prefiera si desea un final dulce.

fonty

Marie Valdez, checa de nacimiento, está al frente de este proyecto. Formada en las mejores escuelas de Francia, L’Ecole Ferrandi y L’Ecole Lenotre, se ocupa personalmente de seleccionar cada ingrediente y supervisar los métodos utilizados para ejecutar sus recetas.

fonty

Sin duda, Fonty se ha convertido en la nueva excusa para salir a la calle un domingo.

fonty 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − dieciseis =