Laverónica, gastronomía y mucho arte en el barrio de las Letras

La Vaca Verónica -con más de 25 años- destacaba por el vivo amarillo de sus paredes. Ahora se la conoce por Laverónica, presume de logo en forma de espiral y Jesús Regueira de Neutra le ha dado un look minimalista y moderno: piezas de iconos del siglo XX como procede al barrio de las almonedas, mucho color, objetos artesanos y diseño contemporáneo de autor. Lo que no han tocado es esa gastronomía tradicional con una vuelta de tuerca actual e innovadora, sus productos de excelente materia prima y su ubicación en la calle Moratín 38.

Como protagonistas del espacio, la lámpara Atomic de Robert Hausmann una enorme estructura con 100 puntos de luz que ilumina incluso la calle en los días lluviosos, la gran composición de esteras del muro mayor trenzada por esparteras andaluzas y un alegre cuadro de Lola Flores realizado por Alonso Gil, con colaboración de Kimi Tori e Israel Dias.

Ademas, lámparas originales de Vico Magistretti, Mario Botta o Gino Sarfatti, sillas de Piretti o de Van Severen para Vitra, pufs del colectivo gallego Fios Collection, varias obras del artista sevillano Alonso y una colorida mesa corrida que homenajea al grupo de diseño italiano Memphis visten una sala donde “siempre pasarán cosas”. Ya que el objetivo es mantener el espacio vivo y cambiante para que siga siendo un lugar de encuentro.

M.YLLERA-LAVERONICA-13

Una casa de comidas a través con un producto muy escogido y de recetas que, sin dejar de lado la innovación, se fundamentan en la tradición. De la carta original se mantienen dos platos que por sí solos han creado parroquia: la pasta fresca con carabinero (que se trincha en sala) y la carne Laverónica, entraña de vaca asturiana con patatas fritas caseras.

Captura de pantalla 2016-02-19 a las 10.58.32

En el resto de la carta apuestan por elaboraciones sencillas y técnicamente impecables entre las que destacan el escabeche suave de pollo, berenjenas y zanahorias (a medio camino entre el escabeche y el confitado), el salmón que se macera durante ocho horas en lugar de las 14 habituales para conservar la jugosidad de un pescado de primera que sale casi crudo)y las albóndigas de sepia y gamón en salsa de azafrán.

LAVER_NICA - Carne LV

Hay también propuestas fuera de carta como ossobuco, carrilleras al vino tinto, crepes de espinacas y ricotta o guisos como los que hacía la abuela de lentejas, verdinas, judiones de La Granja o pote vigilia. Todos presentados en una vajilla de porcelana multicolor, diseñada por artesanos andaluces.

En el apartado de duclces, tartas de chocolate con frambuesas, de manzana y de queso con confitura de naranja, lemon pie y brownie de chocolate con dulce de leche y merengue italiano y helados cremosos sin conservantes que pueden encargarse para llevar y que se elaboran en el propio el restaurante. Porque en Laverónica todo, menos el jamón y el pan, es absolutamente casero.

 

Dirección: Calle Moratín, 38

Horario: de lunes a domingo de 10:00 a 2:00 h. Domingos solo a mediodía

Precio medio: 25 €.

Tres menús de mediodía: 11 €, 14 € y 16 €.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − Doce =