Grandes figuras de la literatura como Benito Pérez Galdós, Emilia Pardo Bazán o la insigne Rosalía de Castro, forman parte de la memoria histórica y en parte sentimental del Balneario de Mondariz, calificado en su día por José Echegaray, uno de nuestros seis Premios Nobel en esta categoría, como “único palacio de las aguas, sin competencia en España ni en el extranjero”.

Pasar unos días en este complejo lleno de historia y paisajes fascinantes alrededor, es toda una experiencia para quiénes buscan unas verdaderas vacaciones de descanso y relax, sin olvidar tampoco la salud, beneficiada por las aguas medicinales y curativas de las fuentes de Gándara, en el mismo recinto, y de Troncoso, a muy pocos metros junto al río Tea, indicada para problemas reumáticos, respiratorios o digestivos como pueden ser la acidez, la dispepsia o las úlceras estomacales.

Todo un gigante del termalismo europeo

Los hermanos Peinador son los grandes artífices de lo que hoy es el Balneario de Mondariz y todo su entorno, cuando en 1873 el agua de sus manantiales fue declarada de utilidad pública, convirtiéndose así en la única villa termal de Galicia por aquel entonces, además de un nuevo municipio con autonomía propia y el nombre de Mondariz Balneario, cuyo proyecto fue llevado a cabo por el arquitecto Antonio Palacios, responsable de algunos de los edificios más emblemáticos de Madrid.

Mezcla de tradición y modernidad en la actualidad, el complejo termal cuenta con cuatro enclaves que son su eje principal: el hotel, el balneario a la carta, el balneario celta y su circuito de hora y media con diferentes baños, y cómo no, el Palacio del Agua, la joya de la corona con hasta 3000 metros cuadrados, repartidos en tres plantas, dedicados en exclusiva al relax y la salud.

Seis razones por las que Mondariz merece una escapada (o dos, o tres…)

1. Palacio del Agua

Su gran piscina central, en la planta baja, es al mismo tiempo su principal reclamo en la que pasar horas y horas sin pensar en nada, disfrutando de sus camas de agua, cuellos de cisne, asientos de hidromasaje y burbujas o chorros a distintas alturas. Subiendo las escaleras, siete saunas con temperaturas y grados de humedad relativa con las que terminar la jornada, o bien en su zona de relax. Lo mejor: el pasillo contracorriente y la piscinita exterior entre rocas (pedras fermosas).

2. Fuentes de Gándara y Troncoso

Aunque su sabor no es muy agradable, estas aguas mineromedicinales son maravillosas para la salud, con infinitas propiedades para multitud de afecciones y problemas de todo tipo. Junto a la recepción, siempre hay vasos para acudir a la fuente tantas veces como se desee, teniendo en cuenta la existencia de una segunda fuente, la de Troncoso, pegada al río y siempre disponible para los visitantes.

3. Balneario Celta

Se trata de un circuito termal de inspiración celta que elimina tensiones, relaja y activa tu cuerpo por dentro. Consta de un baño colectivo de espalda y pies absolutamente relajante, una ducha exfoliante para la renovación de la piel y una sauna a modo de cueva tras la cuál, llega un potente chorro a presión que busca mejorar la circulación y elasticidad de los músculos. Para finalizar, otro baño colectivo en el exterior que juega con aguas frías y calientes, a modo de onsen japonés.

4. Entorno

Hay momentos en los que piensas que estás en un gran decorado, en el set de una película victoriana o propiamente en esa época, si bien hay restos romanos y castros prácticamente al lado, así como multitud de caminos para los amantes del senderismo. El pueblo, no puede ser más tranquilo, con pocas casas y negocios que distraigan de la actividad principal: el agua de Mondariz. Destacar además, su célebre club de golf que reúne cada año diferentes torneos y competiciones.

5. Gastronomía

Si el balneario mira por la salud de los clientes hospedados, cómo no poner especial atención en aquello que deben comer, con una oferta gastronómica que es una fusión de diversas cocinas, tanto regionales como internacionales y que celebra cada año multitud de jornadas dedicadas a exquisiteces varias, desde la lamprea o las setas, al bacalao (tan cerca de Portugal) o el cordero. Muy cerca, se puede visitar el Pazo-Fortaleza Torre La Moreira, en el Concello de Arbo, y degustar sus increíbles vinos con D.O Rías Baixas, en las bodegas Marqués de Vizhoja.

6. Tratamientos y cosmética propia

Son muchos los tratamientos faciales y corporales que podrás probar a cualquier hora del día, pues cuentan con numerosas profesionales para el masaje que prefieras, desde un descontracturante o podal con digitopresión, a otros antiedad, craneales, neurosedantes, deportivos, reductores o drenajes linfáticos. Un plus, es su amplia gama de productos elaborados con el agua de Mondariz, entre los que destacamos su peeling facial y su gel limpiador tónico.

Balneario de Mondariz

Av. Enrique Peinador Vela, s/n

36890 Mondariz-Balneario (Pontevedra, Galicia)

Teléfono: 986 65 61 56

www.balneariomondariz.es