Paris, forever “chic”

Por razones que escapan al resto de mortales, los franceses albergan el mejor olfato para la moda y el arte. El conocido como Triángulo de Oro, refugio de Yves Saint-Laurent; Faubourg Saint-Honoré, abrigo de Gucci; el Louvre… Todo parece estar descubierto en la Ciudad de la Luz, sin embargo, en Looc te invitamos a perderte por la cara B del arte y el shopping parisino sin descuidar ese aire tan chic que lo caracteriza.

[looc_gallery]

un plan genial

Son muchos los espacios abiertos a todo tipo de experimentación en la creación contemporánea. Entre todos, el Palais de Tokio es, sin duda, el más vanguardista. Artes plásticas, música, danza, cine, videoarte. Todo cabe en este gigantesco edificio: desde una conceptual subasta hasta explosivas fiestas electrónicas. Construido con motivo de la exposición internacional de 1937, su misión principal es la de invitar a los actores más dinámicos de la escena artística francesa e internacional. El Palais de Tokio es además perfecto para tomar una copa, descubrir lo más nuevo de su librería tendencias o tirar de tarjeta en su exclusiva boutique de objetos de diseño. En definitiva, arte, café y shopping en un ambiente muy distendido.

Igual de excepcional en términos de espacio es la Fondation Cartier, un edificio de arquitectura vanguardista, obra de Jean Nouvel, que ofrece un lugar de expresión sin igual al arte contemporáneo. Aunque apasionante, su programación se implica menos en el hallazgo de nuevas prácticas y más bien apuesta por artistas ya consagrados a nivel internacional. El vidrio de sus paredes deja entrever durante el día las salas de exposición, mientras que la noche transforma los cristales en espejos donde se reflejan las luces de la ciudad. Pintura, video, fotografía y moda se dan la mano en este estuche de modernidad a través de happenings, visitas gustativas, performances, conciertos, sesiones de poesía… Si eres de gustos atrevidos la Fondation Cartier y el Palais de Tokyo no te defraudarán.

Descubrirás talentos prometedores que exprimirán tus emociones hasta dejarte exhausto. Que no cunda el pánico. Tenemos el remedio: el Hotel Baltimore, un remanso de paz en el corazón de París. Ubicado en una de las más prestigiosas avenidas, cerca de los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo y la Torre Eiffel, ofrece una íntima bienvenida en una magnífica mansión de finales del siglo XIX. El mobiliario de época, las esculturas y sus magníficas pinturas combinan a la perfección con la decoración contemporánea. El salón-biblioteca, suavemente iluminado, y su bar son idóneos para relajarse tras un largo día.

Shopping diferente

Su imperial fachada, sus jardines palaciegos y un portón que, en lugar de soldados uniformados alberga dos atléticos modelos con una sonrisa de infarto, dan la bienvenida al visitante. La tienda de Abercrombie & Fitch, la marca de referencia para la nueva generación de jóvenes neoyorquinos levanta pasiones en el 23 de la mítica avenida de los Campos Elíseos. Ir a comprar a este flagship de la moda casual es chic y sinónimo de estilo. Menos señorial, no por ello menos singular es Deyrolle (46 de la rue du Bac), una de las tiendas más fascinantes de la capital francesa dedicada a la taxidermia y la entomología desde 1831. La de este establecimiento es una historia llena de misterios. El último, en 2008, cuando se incendió. Cientos de parisinos acudieron a ver cómo una de sus tiendas más adoradas se convertía en pasto de las llamas. Allí se congregaron artistas de la talla de Barceló, Anselm Kiefer y Sophie Calle para ayudar y fotografiar el espectáculo. Deyrolle se salvó, y con ella sus insectos, reptiles, tigres, jirafas… Afortunadamente, hoy nos sigue regalando imágenes inolvidables en un mundo en el que todo se olvida. Woody Allen, que es un maestro, lo sabe, por eso no dudó en inmortalizar este espacio tan carismático en Midnight en Paris. En el corazón de la Rive Gauche, la Grande Epicerie propone todo cuanto puede soñar un paladar educado. En este lugar único ser goloso deja de ser pecado para convertirse en un arte. Agua mineral del País de Gales, más de 200 tipos de quesos entre franceses y extranjeros, aves de Bresse, ensaladas griegas… Sus pasillos reúnen más de 5.000 tesoros gastronómicos.

¿Ya se te ha hecho la boca agua?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =