Lo lleva haciendo más de 60 años, pero ahora le rinde un homenaje a su altura inaugurando el Museo Yves Saint Laurent. Te lo mostramos antes de que se abra al público.

Ha llovido desde que un jovencísimo Yves mostrara por primera vez su talento a París. Corría el año 1950, y acudía con su madre a recoger el tercer premio del concurso del Secretariado Internacional de la Lana. Michel de Brunhoff, redactor jefe por aquél entonces de Vogue, le instó a estudiar en la Chambre Syndicale de la Couture y le hizo caso, se mudó a París. Y con esto el que aún era Yves Henri Donat empezó a convertirse en el mito, el talento, el dedal de París, en el gran Yves Saint Laurent.

yves-saint-laurent-museo

Una década después montaba su marca – tras pasar por la maison Dior – de la mano de su inseparable Pierre Bergé. Desde su estudio del número 5 de la Aveniva Marceau observaba a un París que le reverenció durante toda su existencia, colección sí y colección también, y ahora, ese mausoleo del diseño se convertirá en el Museo Yves Saint Laurent, y abrirá sus puertas el 3 de octubre del presente año.

El edificio, que funciona desde 2004 como sede de la Fundación Pierre Bergé, se ha convertido en un espacio de exposición de la historia de la casa de alta costura. Cómo era la maison, cómo funcionaba, cómo era el proceso de creación de las obras, y cómo era el hombre, todas estas cuestiones se resuelven en los más de 450 m2 dedicados en exclusiva a uno de los diseñadores más importantes del siglo XX.

Recorriendo el museo

La entrada histórica de la casa de modas, en su momento destinada a los clientes y a los invitados de categoría, se convierte en la recepción de los visitantes. A continuación encontrarán distintos ambientes, como la antigua tienda dónde se recibía a los clientes, y donde se aborda la biografía de Yves Saint Laurent en una serie de retratos y en un vídeo introductorio.

Captura de pantalla 2017-09-29 a las 14.06.04

A continuación, se muestran lo modelos que Yves tomó prestados del armario masculino para dar seguridad y poder a las mujeres preservando su feminidad. Con ellos, acompañó a las mujeres en su proceso de emancipación en pleno siglo XX. Un hito en la historia de una firma que se expone en el siguiente espacio, con los modelos de cada año, ocupando un sitio de honor la primera, presentada en 1962. Y todo acompañado de documentación que ayuda a comprender la historia creativa de YSL.

Una cuarta estancia recoge todas las curiosidades que formaron parte de su historia. Bocetos, dibujos, tarjetas de felicitación, atrezzo de teatros y todo un despliegue acompañado de las joyas de la marca. Y da paso a una quinta dedicada a los vestidos de novia.

yves-saint-laurent-museo

Cierra la visita un espacio dedicado a la inspiración del modisto, a eso que Nietzsche llamaba “fantasmas estéticos” y a los que Yves recurría una y otra vez. Luis Jouvet, Marcel Proust, Jean Cocteau, Richard Wagner, Matisse, etc. También es explorado su diálogo con los pintores como Piet Mondrian, Pablo Picasso o Vincent Van Gogh eran algunos de ellos.

Marruecos, el paraíso de Yves

También en el mes de octubre, se abrirá el Museo Yves Saint Laurent en Marrakech, Marruecos, el país donde vivió sus momentos más felices y concibió todas sus colecciones de moda desde 1966. Albergará también prendas de vestir, accesorios, bocetos de trabajo, fotos, videos y varios objetos relacionados con YSL de la colección de más de 5.000 piezas de la Fundación Pierre Bergé, prototipos y también el Estudio, centro neurálgico donde se creaban todas las colecciones.

7_Yves_Saint_Laurent_Maroc_Dar_Es_Saada_Guy_Marineau

Con una disposición parecida al de París, ambos museos se proponen honrar la figura de Saint Laurent, sus pasiones, su talento, su inspiración, su trabajo y sus fobias, porque todo en él fue arte.