Si eres asiduo al Mercado de Vallehermoso y te va el picante, conocerás seguro el puesto de Kitchen 154, estos chicos que manejan con maestría tanto el picante como el buen rollo acaban de montar bar en Malasaña con la misma tónica.

Los que disfrutamos con la cocina internacional y con el picante tenemos un templo de peregrinaje en el Mercado de Vallehermoso. Se llama Kitchen 154 y que nadie se confunda, por mucho que sea templo no es un restaurante, ni mesas vestidas (casi ni mesas) ni camareros, ni solemnidad. Ni falta que les hace. Aquí el rollo es el de las calles de Thailandia, ruido, buena comida, originalidad y picante pero bien utilizado (esto es, en su medida, a veces fuerte, otras no, pero jamás eclipsando el producto).

Pues bien, hechas las presentaciones para quienes no conozcan Kitchen 154 (por favor, remediadlo) toca hablar de la nueva apertura. Se llama 154 Ruiz y sirve la cocina que identifica al equipo de Kitchen pero con una carta y una atmósfera diferente. Y es que pasan del puesto de mercado a la tasca de toda la vida. No querían montar algo “muy vestido”, no va con ellos, querían más bien algo canalla y cañí y cogieron una tasca del número 20 de la calle Ruiz, le dieron una mano de pintura y listo, ni elementos de diseño ni gastarse un dineral en la decoración, para ellos sigue primando eso de dar protagonismo a la comida y a nada más (cosa que a veces se echa de menos) y de pasarlo bien, de ahí la música de Txitxo a todo volumen que pasa en un segundo de Raphael a los Guns N’ Roses. Lo que sí se agradece es el espacio, es verdad que en el mercado tiene un encanto especial pelearse por un hueco en la barra, pero cuando uno quiere comer algo más tranquilo, está bien contar con las dos plantas de Ruiz. En la de abajo, mesas de madera y una pequeña barra; en la de arriba, mesas para compartir y otra barra donde ves al equipo dando caña.

Así se come en 154 Ruiz

Se come fenomenal si te gustan los sabores asiáticos y mexicanos y algún grado de picante, pues el grado cero no existe.

La carta consta de 7 platos, hechos para que si vas en grupo, los pruebes todos. Hay que empezar por el Tau Yew Bak, un plato de panceta hecha a baja temperatura (como el 80% de las carnes que utilizan), cocinándola así consiguen hacer de este producto graso una carne tierna, jugosa y agradable. La sirven con arroz, pepino encurtido y rodajitas de chile Es un plato poco picante, de ahí que sea el primero. Puedes seguir con los tacos, el de cochinita pibil, uno de los mejores que hemos probado, bien sabroso, bien especiado y en una tortilla de las de verdad; y el Koreano, con ternera deshilachada y acompañada de una salsa hecha por ellos que está para chuparse los dedods (literalmente, aquí no hay remilgos), y a la que han llamado Juche, el nombre de la doctrina en la que se sustenta la política de Kim Jong-un, una broma bien negra que tienen con este dirigente de Corea del Norte.

154 Ruiz

En el punto medio de picante tenemos la Sundal, una ensalada india de garbanzos con tomate, cebolla, especias y coco que rallan ellos por encima, muy fresca y con picante en la medida en que te comas los chiles que lleva. La otra ensalada de la carta es la Laab, a base de ternera, vinagreta de pescado, lima y guindillas, una mezcla de sabores curiosa y más picante que la anterior.

Como penúltimo plato tienen un Curry verde de falda de ternera espectacular, un curry bien auténtico con una acrne hecha de nuevo a baja temperatura que se deshace.

Y de postre, un Brownie de chocolate negro con nueces, merkén (una mezcla de especias picantes típica de chile) y el del mango seco. Y descanso para el paladar y una fora de terminar una comida redonda sin el picante en la lengua. Eso si eres poco valiente, pero si te atreves lo suyo es acabarla con un Satánico, un chupito creado por ellos mismos a base de vodka infusionado con chiles que rinde homenaje al local de la Movida de Madrid con el mismo nombre.

Ya se sabe que el tema del picante es muy personal pero, honestamente, puede que el chupito sea lo único que realmente te duerme la boca. El resto de platos no, pues no es su objetivo. Precisamente lo que los de Kitchen quieren reivindicar es el buen uso del picante, ese que ensalza y no tapa, que te da rock and roll al paladar pero no te hace dejar de comer. Y los amantes del picante les queremos por ello y alternaremos el mercado y la tasca, porque si algo les une además del picante es el buen rollo que destila este equipo.

154 Ruiz en datos

  • Está en  la calle Ruiz, 20.
  • Horario: Miércoles de 19.00 a 00.00h. Jueves de 14.00 a 16.00 y de 19.00 a 00.00h. Viernes de 14.00 a 16.00 y de 19.00 a 01.00h. Sábado de 14.00 a 17.00 y de 19.00 a 01.00h. Y domingo de 12.00 a 17.00h.
  • No reservan.
  • Precio medio: 20€ por persona.