Susan Firoz, la afgana que desafía a los talibanes con su rap

Una auténtica valiente de los pies a la cabeza. Así es Susan Firoz, la primera mujer rapera de Afganistán. A sus 23 años ya sabe lo que es vivir bajo amenazada de muerte. Pese a ello, no cesa en su empeño por reflejar los dramas humanos que vive su país, acechado por la guerra y el fundamentalismo religioso.

Pasó su infancia refugiada junto a su familia, primero en Irán y después en Pakistán. Precisamente ese, el tema de los desplazados, es la base central de su primer éxito, “Hamsaya Ha” (“Nuestros vecinos”, en dari). “Qué ocurrió en Irán y Pakistán, la mitad de nosotros terminamos adictos a la droga y la otra mitad se hizo terrorista”, rapea Firoz.

Pese a los once años transcurridos desde la caída del régimen talibán sus leyes continúan presentes en una sociedad que se resiste a la idea de que existan mujeres sobre los escenarios, o incluso sentadas en los pupitres de los colegios. Muchas de ellas todavía recurren al burka y otras prendas más conservadoras. Sin embargo, Firoz viste camiseta y vaqueros. Eso sí, cubre el pelo con un pañuelo.

Volvió a Afganistán en el año 2005 para estudiar, pues en Irán o Pakistán los refugiados necesitan tener documentos de identidad si quieren recibir enseñanza, y estos son muy complicados de obtener. Grabó su canción sobre los refugiados el pasado mes de marzo y, comenzó a distribuirla en octubre entre los canales de televisión de Kabul. Le va bien, pues ya prepara su segundo tema “Afganistán debe mantenerse unido“.

Sin duda, el mundo necesita mujeres como ella. Bravo Susan Firoz.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 13 =