Teatro como en el salón de tu casa

Hay quién dice que no le gusta el teatro porque los actores gritan mucho. Pues éste no es el caso. En La pensión de las pulgas estás a sólo unos centímetros de los actores, así que si alargas el brazo, les tocas. El espectador se convierte un una especie de espía de algo íntimo, casi secreto. Además, las obras se desarrollan en más de un espacio. No pienses que te vas a sentar en la misma “butaca” hasta que termine. No señor, seguramente tendrás que ir de una sala a la otra para saber cómo acaba la función. Vamos, que más que ver teatro, vives el teatro, porque casi participas en la historia.

IMG_8704

La pensión de las pulgas ocupa en el 48 de la calle Huertas lo que en su día fue la casa de la Bella Chelito, la primera mujer empresaria teatral española. No hay cartel en la puerta y hay que llamar por teléfono para reservar las entradas. ¿Y funciona? Sí, y muy bien, por la gente, por el boca a boca. Y es que el teatro off no gozará de granes campañas publicitarias y aún así, espectáculos como Carne Viva, llevan más de dos años en cartel, la han visto más de diez mil espectadores y sigue agotando localidades.

Pero para disfrutar de este plan tendrás que darte prisa. Tras poco más de tres años abierta, La pensión de las pulgas baja la persiana el próximo mes de julio. Y no, no se van de vacaciones, cierran para siempre. Sus creadores, Alberto Puraenvidia y Jose Martret, dos emprendedores del teatro con una mente creativa en constante evolución, prefieren centrar sus energías en nuevos proyectos artísticos. Con el cierre primero de La casa de la portera y ahora el de La pensión de las Pulgas, ponen fin a dos espacios que les sirvieron para desarrollar y dar lugar a sus propios proyectos teatrales, y los de muchas compañías a las que han dado cobijo.

Si quieres descubrir este espacio, o ya lo conoces y quieres volver a disfrutarlo, estás de suerte porque en estos últimos meses están en cartel sus dos principales éxtios: McBig, la adaptación de Macbeth de Shakespeare del propio Martret, y la ya mencionada Carne Viva, una ingeniosa comedia sobre las penurias de una peculiar comisaría en tiempos de crisis de Denise Despeyroux.

5

Seguro que Martret y Puraenvidia seguirán sorprendiendo y aportando al teatro madrileño el punto transgresor que tanto les caracteriza. Les seguiremos la pista.

Dirección: Calle Huertas, 48, Madrid.

Teléfono de reservas: 638752812 (de 11h a 14h y de 17h a 20h).

Fotos. Carmen Prieto Remón 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + siete =