Todo indica que el futuro está lleno de teletrabajo y si ya loe stás experimentando, este es tu artículo, porque parece la panacea laboral, pero no es oro todo lo que reluce.

Es un deseo recurrente de todos aquellos que bien temprano se van a la oficina pensando en los freelance que se quedan en casa los días lluviosos y fríos. Tanto es así que frases como“¡Qué suerte, trabajas desde casa!” o “¡Por fin trabajo desde casa!” se oyena  todas horas. Lo que no saben quienes lo desean y lo consiguen es que no es fácil, nada fácil, hay que ser muy disciplinado para cumplir con las horas establecidas sin pasarte ni desaprovecharlas. Es habitual acabar trabajando mil horas, o dormirse, o que no cunda tanto el tiempo. Te damos 6 claves para que de verdad sea (casi) la panacea que esperas y no se convierta en una tortura que te haga detestar tu hogar. Apunta, las hemos experimentado.

1. No me concentro si trabajo en casa

Es el primer punto por algo, porque es el primero de los problemas. Como en todo, cuando uno empieza es de lo más cumplidor, y con el tiempo ir a la compra, tender la lavadora y poner las noticias empiezan a colarse en tu horario laboral sin darte cuenta. No, las horas que de trabajo , trabaja, deja el resto para cuando acabes, hazte a la idea de que estás en tu propia oficina.

2. No desconecto

Es otra cosa muy habitual y sucede por no separar la vida privada de tu hogar de la laboral. Si tienes tu material de trabajo en una habitación que es para el descanso, no conseguirás ni lo uno ni lo otro. Intenta crearte tu propio espacio de trabajo aislado del resto de la casa, no hace falta que montes una oficina, con un sencillo biombo que aísle esa zona de la de confort, sirve.

3. Desconecto cuando no debo

Deja Amazon, Netflix, Zara y todas las tiendas online que se te ocurran. Esa distracción es de lo más recurrente, y en casa todavía más.

via GIPHY

4. No tengo una rutina

Esto es porque no te marcas un horario que debas cumplir. No llegarías una hora tarde a la oficina. Ni trabajarías hasta entrada la noche si no hay una crisis gubernamental. Así que no lo hagas en casa. Administra bien tu tiempo, márcate los objetivos del día pero hazlod e forma consciente para que te dé tiempo en el horario marcado. Empieza siempre a la misma hora para crear una rutina de sueño y haz los mismos descansos (coherentes) que harías en la oficina, nada de levantarse todo el rato. Cuando acabes, no hay correo ni llamadas, cierra y hasta el día siguiente.

5. Me cuesta arrancar por la mañana

Es cierto que no es fácil, al final cuando vas a la oficina tienes tu tiempo de trayecto apra despejarte, en casa lo más seguro es que según te levante sy te pongas el café ya estés encendiendo el ordenador. Ahí está el error. Ya que tienes la posibilidad de administrar tu tiempo, levántate y sal a hacer deporte, a por café… Cualquier excusa e sbuena para que te dé un poco el aire.

6. Me siento aislada

tener esta sensación es muy habitual. No cuentas con compañeros para tomar café o salir a comer. Tienes dos opciones, aprovechar que estás en casa para marcarte tus horarios a tu gusto y aprovechar más el tiempo cuando acabes de trabajar, o bien escoge un coworking al que ir a trabajar de vez en cuando.  

via GIPHY

7. Me estoy poniendo redonda

Esto tiene una solución fácil (de palabra): no entres en la cocina. Mas de uno cuando está en casa acaba atracando el frigorífico más de una vez. No, respeta la media mañana, la comida y el tentempié de la tarde, fuera de esas horas no se visita la cocina. Es una solución de sentido común, pero es que no hay otra que la fuerza de voluntad.

Y ahora, ánimo, que el teletrabajo es el futuro y con buena organización puede que sí sea oro lo que reluce.