Mongolia, volver al principio

miguel_mendez

He aquí una vuelta a lo básico, contacto pleno con la madre tierra y con un pueblo, el nómada. Durante la invasión rusa la mayoría de monasterios budistas en Mongolia quedaron destruidos. El de Amarbayasgalant, uno de lo pocos que consiguió resistir en pie, sirve hoy como punto de encuentro para niños que se inician en la religión budista. Felices, siempre sonrientes, su recuerdo es uno de los mayores regalos que permanecen por siempre en la memoria de quienes visitan el país.

Entre los días 11 y 13 de julio, Mongolia celebra el acontecimiento más importante del año, el Festival Naadam, una competición deportiva cuyos origines se remontan a la época del temido Genghis Khan. Sus luchadores son respetados y admirados en todo el país. El caballo es otro de los atractivos mongoles. La caza, doma y monta de corceles salvajes, esencial para la vida nómada, se traspasa de padres a hijos.

Es fácil reconocer la vida de un mongol siguiendo las series populares de televisión. Su cultura a día de hoy se mantiene casi intacta. La era moderna les llega a trompicones y es la prueba de su autenticidad.

Si buscar un viaje diferente y de aventuras, tal vez estés cerca de conseguirlo en Mongolia.

Os dejamos un link sobre recomendaciones de  ¿Como viajar de Madrid a Mongolia? 

miguelmendez01

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Mongolia, volver al principio  » http:// http://www.looc.es He aquí una vuelta a lo básico, contacto pleno con la madre tierra y con un pueblo, el nómada. Durante la invasión rusa la mayoría de monasterios budistas en Mongolia quedaron destruidos. El de Amarbayasgalant, uno de lo pocos que consiguió resistir en pie, sirve hoy como punto de encuentro para niños que se inician […]… […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =